¿Te preocupa si tu navegador servirá de algo en el futuro?

TomTom considera que los datos de los dispositivos dedicados resultan esenciales para el desarrollo de la nueva movilidad.

La aparición de los navegadores dedicados a la automocióncambió la vida de muchos usuarios, tanto particulares como profesionales. Disponer de la asistencia de un sistema GPS para alcanzar un destino supone un indiscutible ahorro de tiempo, dinero… e incluso sofocos. TomTom es la empresa líder del sector, hasta el extremo de que su marca comercial se ha convertido para muchos en la denominación genérica de estos prácticos aparatos.

La irrupción de nuevos formatos de navegación representa todo un reto para los proveedores de dispositivos de navegación. Los teléfonos inteligentes amenazan su hegemonía en el mercado, para muchos usuarios sus funcionalidades son suficientes y renuncian con ello a la adquisición de un GPS dedicado.

Una tendencia que obliga a TomTom a replantearse su estrategia empresarial, ya que la aportación de su división de consumo al volumen de negocio total ha pasado del 60% de hace unos años al 40%en la actualidad, aunque su apuesta por estos dispositivos sigue siendo firme.

TomTom vende 5.000 navegadores al día en todo el mundo y acaba de alcanzar el hito de 100 millones de ellos comercializados desde que inició su actividad hace ahora 15 años. En el último ejercicio eligieron esta marca 1,6 millones de usuarios, 150.000 de ellos en España con una penetración en el mercado nacional del 75%. Nuno Gomes de Azevedo, vicepresidente global de ventas al consumo de la compañía, define el perfil de los clientes de estos dispositivos: “Se trata de usuarios por lo general con una media de edad por encima de los 45 años, incluyendo grupos profesionales como los camioneros que tienen unas exigencias y necesidades muy concretas que sólo un dispositivo dedicado puede satisfacer. Por ejemplo, a nadie le gusta que la navegación se interrumpa en un momento crítico cuando entra una llamada al teléfono, ni tampoco quedarse sin servicio por falta de cobertura móvil”.

El directivo, sin embargo, reconoce que la viabilidad de la compañía dependerá de su capacidad de adaptarse al nuevo escenario de movilidad: “Estamos en un entorno cambiante en el que es difícil realiza pronósticos sobre cómo evolucionará el mercado. Somos conscientes de los nuevos hábitos en el consumo de navegadores y nos adaptaremos a ellos, modificando el peso de cada una de nuestras actividades a esa realidad. Somos muy optimistas sobre nuestra experiencia y capacidad como proveedores de software, un conocimiento acumulado durante más de dos décadas en cartografía de calidad”.

Precisamente la cartografía es una de las claves para la implantación de la conducción autónoma, un terreno de juego en el que TomTom aspira a tener el peso específico del que ha disfrutado con los navegadores hasta hoy. “Ya tenemos más de 400.000 kilómetros de carreteras en mapas de alta definición en toda Europa, Estados Unidos o Japón, una información que será determinante para que la conducción autónoma resulte factible. Y estará disponible para los fabricantes de automóviles que quieran avanzar en este sentido. Sólo existen tres proveedores de este servicio en el mundo y nosotros tenemos una independencia en el mercado que muchas marcas sabrán valorar”, explica Nuno Gomes de Azevedo.

Para la compañía, la movilidad del futuro se asienta en los pilares de la seguridad, conectividad, conducción autónoma y eficiencia. En todos ellos TomTom considera que sus tecnologías pueden resultar de enorme ayuda, incluyendo el conocimiento que en la actualidad se recopila de forma anónima de los más de 600 millones de usuarioscon los que cuenta en el mundo.

Son conductores que recurren a sus GPS propios, que los utilizan montados de serie en coches de marcas de las que son proveedores y también en dispositivos móviles a través de su software de navegación. Todos esos datos almacenados permiten a sus especialistas analizar y entender los hábitos en los desplazamientos diarios de millones de personas, una herramienta de enorme valor para trabajar en un escenario como el que se plantea en el corto y medio plazo, de forma muy especial en los grandes núcleos urbanos.

Nuevo dispositivo

En esta transición, TomTom considera que los navegadores dedicados seguirán jugando un papel destacado, tanto en un uso exclusivo como complementario con otros dispositivos. Y lo demuestra con el lanzamiento de productos cada días más completos y competitivos, como su nueva gama GO Premium. Ya disponible en tamaños de pantalla de 5 y 6 pulgadas, es el navegador más completo, conectado e inteligente con el que nunca han contado la marca, incluyendo funciones de integración inéditas en el sector.

El GO Premium pretende ser algo más que un simple GPS y ofrece al usuario conexión con su teléfono móvil y con asistentes digitales personales como Alexa. Gracias a ello, permite desde organizar la agenda hasta recibir notificaciones, pasando por abrir la puerta del garaje al llegar al domicilio o que las luces se apaguen al abandonarlo. También está preparado para su utilización al abandonar el coche, orientando al usuario hasta su destino incluso cuando realice el trayecto a pie.

El precio del TomTom GO Premium con pantalla táctil de cinco pulgadas es de 329,95 euros, mientras que la versión de seis pulgadas asciende a 379,95 euros. En el lanzamiento del modelo se ofrece también una variante denominada X, con pantalla de seis pulgadas y una serie de accesorios exclusivos; en este caso tan solo se puede adquirir a través de la web de la marca por 429,95 euros.

Fuente: https://motor.elpais.com/tecnologia/te-preocupa-si-tu-navegador-servira-de-algo-en-el-futuro/

Deja un comentario